en un instante


siento entonces como los pliegues de tu piel me acuerdan de los sabores de la fruta, cómo entre las tus pupilas veo reflejado el mar y cómo en tus labios me tiendo a perder definitivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *