huevos mas jugo de naranja

amanece temprano y no he dormido desde el eclipse de luna… siempre me he cuestionado sobre el tono naranja de los eclipses… a veces lo veo y otras no, pero alli estaba, debian ser la 4 y 30 de la madrugada cuando la luna con un poco de nubes, dejo su halo naranja sobre el cielo; alli en medio de la nada, me sentia un poco acompañado, un poco menos solo en el mundo. Luego vinieron los huevos, primero la mortadela encima el huevo y como siempre un jugo de naranja, hay cosas que se mantienen como rutinas toda la vida, aprendemos unas y nos damos cuenta que sencillamente hacemos inconscientemente otras que nos evocan un ser que esta inevitablemente nos calienta el corazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *