parcamente

senti un poco esa cercania que traes de vez en cuando querida parca, senti cómo aprisionaste mi pecho y me dejaste sin aliento, me sentí caido, sentí que por un momento el final estaba a la vuelta de la esquina, sentí dentro de mi, que mi respiración se me entrecortaba y me caía al suelo…
el dia lo pase con ese dolor, con ese médico diciendo “aja…”
sin respuestas, sin saber exactamente el porqué desvaneci en la nada de la ciudad…
senti que el tiempo mismo carecia de sentido…
sentí todo esto y tu tan siquiera me tocaste…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *