adios mi pequeño niño, adios mi pequeño principe… aun recuerdo cuando te encontré en medio de las estrellas, aun recuerdo como llegaste a mi vida y la transformarte… aun tengo recuerdos, de tus miradas al atardecer, pasaron semanas largas para que esto fuera posible, vos estas entre las estrellas y yo ando por aca entre atardeceres, asi que ahora soy yo el que te dice adios, adios mi petit, ha sido lo mas díficil que he hecho, tanto que el corazón se me partió, que mis lágrimas fueron mi desayuno, tanto que el día se oscureció, gracias por enseñarme que aun soy muy joven para amar, tuviste tu rosa, pero es tiempo de volver.

no quería verte partir por el miedo a no recordar, por el miedo que me trae el mismo olvido… he olvidado tanto y a tantos que me era imposible poder pensar en el hecho de tu olvido, he olvidado sin querer a tantos que he querido que tan solo tengo recuerdos fugaces, pequeños, como si mi vida fuesen unas pocas fotos, olvidar todo, ese era mi mayor miedo.. pero ahora se.. que no te olvidare… después de todo es imposible que mire las estrellas y no se me venga un recuerdo tuyo.. y eso es lo único que ahora necesito… estas entre mis palabras como lo esta la rosa -hace parte de…-

Seguire escribiendo en este blog por la sencilla razón que necesito escribir como respirar, he tomado este camino de escribir, bien mal o regular, aun sinceramente no lo sé… se que ahora todo parece diferente.. pero cuando no ha sido así?.

Mi querida lectora o lector, estas presenciando la fragmentación de la vida de un ser… de un ser cualquiera como cualquier otro, de un ser que busca sentido ahora en las letras, en el mundo… y en otras cosas que aun desconoce…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *