Confesiones de Primavera Ultima parte (primera sección)

Asi que después de todo “gomendazai”, a veces las cosas se podría pensar que no salen de la misma forma que en los sueños, de hecho hasta los propios colores tienen un sabor distinto, pero sin embargo, después de todo sigue amaneciendo…

Ahora convertido en un pequeño pedazo de tinta sobre unas cartas olvidadas, me recuerdas… ignoro cómo o en qué sentido… guardo con cuidado unas esperanzas y las dejo cubiertas por los pétalos de árbol que una vez me diste, allí las dejo, metidas, bien seguras dentro de un pequeña cajita de colores… a veces saco alguna a pasear, a ver el sol, y luego a mojarse con un poco de lluvia… unas esperanzas aguardan un beso, otras esperan una mirada y otras mas ocultas se quedan latiendo con un poco de vos…

Hay otras esperanzas, más superfluas y disímiles con las anteriores… esperan y desesperan, besan y se van, caminan hasta caerse y lloran de felicidad… tengo tantas de tantos colores que a veces las confundo unas con otras… sin embargo, hay algunas que tienen un extraño brillo en la noche…

Porque en la noche… cuando alcanzan a escuchar tus sonrisas y notan que caen lagrimas al suelo…

Brillan tenuemente por vos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *