de costumbres y de pesadumbres

voy, camino, saludo, y de vez en cuando me retuerzo desde adentro…
a veces tan sólo soy un poco de sal en el mar flotando y otras me encontrás sumergido en la marea de mis pensamientos, tan solo discurriendo como un reloj de Dalí, como la ventana de Chagall…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *