sobre la ausencia

Aquellos que se han ido y se han despedido, hacen imposible el mismo saludo, aquellos que se van… vienen diferentes, pero no porque sólo hayan cambiado en la lejanía, sino porque sus recuerdos, esos recuerdos que hacemos: los estrujamos, masticamos, envolvemos y resoñamos, así que los recuerdos de otros son los que también cambian, y cuando llegan los ya idos, estos ya no son los mismos a nuestros ojos.

amando al otro
amando también su ausencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *