llora por los instantes en los cuales dejaste de pisar el pequeño charco de agua al frente de la casa, llora un poco por el dulce de leche, mucho por las gotitas que se suicidan constantemente cuando llueve, llora de nuevo y otra vez sin tener sentido, llora y mientras lo haces saluda a la lluvia… llora hacia arriba, de lado y medio dormida…

llora que a veces encuentras a seres comelágrimas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *