tomas el vino y le das media vuelta como siempre… dejas derramar ese liquido purpura , tinto sobre los vasos y te preocupa el solo hehco de ver esa gota escurrirse por la botella, se como tu rostro sonrie con el sonido que cae y al girar la botella, no solo giras un cuerpo de cristal sino que toda vos giras…mientras pasa eso yo me quedo mirandote, observandote como un intruso en tus rutinas, te puedo dejar solo entonces una flor de papel a tu lado y me despido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *