atletismo y otros escapes

Juana cada mañana sale de su casa, habiendose calzado sus tenis blancos nike y con sus medias de lineas azules. Juana sale entonces a las 8 de la mañana despues de mirar su reloj y sincronizar su tiempo con el reloj de péndulo…
Juana toma entonces la calle 34, mientras tanto escucha en sus audifonos a vivaldi y de vez en cuando el combo de puerto rico; pero cuando corre lo que intenta dejar atras no son las calles ni la señora azucena de la esquina, mira su reloj una y otra vez e intenta entender el paso del tiempo, cuando corre siente en sus brazos brevemente el tiempo, presiente como las agujas del reloj giran desde el pasado y se detiene cuando su corazon ve pasar un beso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *