gaitas y lágrimas

me despierto con el sentimiento de siempre, con un poco de palabras atoradas en la garganta y con la sensación de haber estado una y otra vez en este momento; el vaso de agua al filo de la cama, el sabor de tus besos ahora evaporados por el sol que entra a travez de las persianas cafes…
en mi mente suenan entonces las gaitas azules… me desconecto brevemente del amanecer y finalmente te despierto con un beso…
a lo cual te quejas y gruñes por la hora, te volteas con tu espalda desnuda como un piano…
buenos días, buenos días…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *