nada de nada

en un dia de nada te regalé un vestido de nada, con flores de nada, para que nos tomaramos fotos en la ninguna parte; luego te despediste de un beso de nada, sobre la mejilla de nada, y tomaste un bus hacia la nada…

me dejaste con el corazón en la mano y en la mitad de la nada, llorando lagrimas de nada y saboreando melocotonees de nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *