trip trip trip….

amargo el día de un nuevo mate austral, al final se decubre que toda infelicidad tiende a dejar un espacio vació y sin sentido que dificilmente se llena, a un lado se quedan las sonrisas viajeras en el tiempo naranja; no importan mis gritos de colores ahora ni mis canciones de tempera, ni importan los cien fuegos de besos ni los olores de las camas bajo el cielo limón.

no hay culpables, no hay jueces, no hay condenados ni liberados, solo un poco de melancolía que nos recuerda el amar… el verdadero amar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *