tríptico

caminabas entre los pasillos con ese chal azul, apenas si te veía me deslizaba hacia atras como gato; y ese extraño día en que nos conocimos, lo hicimos mostrandonos todas las diferencias entre nuestros colores, vehemencia vehemencia.. decías vos…
malgenio era lo que veía yo, pero vehemencia vehemencia volvias a replicar… y como dos gatos saltamos el muro, salimos del apartamento y nos perdimos en la ciudad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *