vision de ningun lugar

sin un espacio que habitar, sin un pedazo de tierra al cual pertenercer Jose Abdulio deambula por la calles del puelbo una y otra vez…
su corazon tirado por el suelo, descansa de los hechos citidianos… Jose Abdulio amanece y no amanece a cada instante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *