idas

siempre estuvo ese misterio, ese mistero que llevo un nombre y dejo de serlo, siempre estuvo ese momento tragico de pensamiento, sobre los tal vez, los quien sabe… ese misterio no conocido pero imaginado…
ahora sin misterios, con las manos vacias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *