Mundo

Dirigirse hacia ningún lugar, caminar entre los recuerdos que se desvanecen, buscar a Píndaro o Icaro y desvanecerse entre las miradas de griegos clásicos que aun debaten los nombres de las cosas… ¿cómo llamar entonces a ese silencio de la chica de la esquina? ¿como referirse al vacio dentro de sì? ¿como encontrarse con el mundo?
tal vez no afuera no adentro… es ese sobrelapamiento breve… esa nada y ese todo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *