viernes 2 am

los sonidos noctambulos deambulan nuevamente sobre las sabanas, atras queda el silencio de la noche y los sabores del medio día, el chocolate caliente reposa ahora frío y mas oscuro sobre la mesa de escribir, esperare de nuevo el sol, de nuevo ese beso sin respirar, quizas me lo traiga el viento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *