sobre el polvo y tierra de Baires

deberia admitir en primera instancia la falta de polvo, si, ese polvo que se tiene a encontrar en los pueblos y en la cuidades del caribe, ese polvo que se acumula lentamente en capas delgadas y cafes, que deja marcar la huellas de los transeuntes y de uno que otro desprevenido; pero acá, en baires, parece no haber polvo, solamente fragmentos de smog, lluvia gris sobre el alma…
el agua cae y lo charcos negros como el petroleo se forman a lado y lado de las aceras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *