sobre vos…

así me encuentro, como unos puntitos suspensivos, llenos de espacios, de pequeños detallitos de vos, bastan tres ojeadas, para que me dejes suspendido en mitad de la hoja, y alli me quedo…

esperando que me vuelvas a tocar, tal vez con la punta húmeda del pulgar, tal vez con esa pestaña caida, o sencillamente con tu mirar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *