…(!)

el día comienza con ese sutil sabor de vos, olor de papaya y sentimientos de gotitas de agua, pero en un momento mientras me encuentro en mitad de la meditación matutina, abres mi mano y te siento como la arena, resbalas tus dedos sobre los mios y pronto todo desaparece, me despierto y apareces solo vos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *