las gotitas caen sobre vos, caen jugando con tu cabello; algunas te hacen cerrar los ojos, otras que se pierden entre los labios, otras que resbalan sobre tu espalda, y de vez en cuando sigo a alguna… recorro tu piel entonces y termino como otra gotita, en el filo de uno de los dedos de tu pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *