duchas y otros pedacitos de cielo

quedo atrapado entre corrientes, bañado entre palabras y con la musica sobre los labios a medida que avanzaba la mañana; él a tan sólo cinco minutos de besarla, ella en medio de la piel… él nuevamente alrededor de ese espacio entre gota y gota, en ese espacio esperándola besar nuevamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *