q! ire a hacer entonces…

pues no me queda de otra que convertirme en coma, punto y espacio; en ese breve espacio de tus letras, de vez en cuando seguir regando papelitos naranjas, y en un quiensabe te encuentres uno y sencillamente me recuerdes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *