de repente

de repente llega un comentario de una pared que se habla con la otra pared de mi cuarto, hacen como si yo no existiera y comienzan a hablar de vos, las flores de coco susurran tu nombre y un lápiz morado sale disparado hacia la hamaca para recordar un vaivén… la silla sale huyendo cuando me voy a sentar, se pone al frente del compu y comienza a escribir, la detengo pero en esas el papel pergamino naranja me atrapa, me envuelve y me hace tomar un poco de tinta china café, se me van pegando las letras del teclado y asi me voy conviertiendo en punticos suspensivos… dejo de ser este cuerpo y me uno con las demas cosas para hablar de que un día estuviste por acá…
que hay un pincel que te extraña y que no lo miraste núnca, hay un vidrio pintado que quiere que lo beses, estan las crayoles y tizas esperando por abarzar a tus dedos…

cosas extrañas pasan en mi cuarto… recordarte para vivirte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *