pequeñas hojas…

y por ahí vas dejando tus pequeños libros, una que otra hoja al lado del escritorio; así que me voy encontrando uno que otro suspiro bajo la mañana…
por ahí vas dejando tus cosas y te voy encontrando en uno que otro rincón cuando no estás…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *