ventanas sobre el balcón

aire de medianoche que toca el alma, aire que vienes en la mitad de la nada a saludarme a darme uno que otro abrazo en la mitad de las soledades noctambulas; ¿a qué te saben las mañanas caminante? …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *