5:34 am

el televisor lleva prendido más de media hora, tu cuerpo levemente caído sobre mi hombro aún duerme y presiento cómo a cada instante te despiertas brevemente y sonríes, giras en medio de suspiros y arrastras sutilmente la sabana…
allí me quedo, mirándote, amándote en silencios breves, esperando que el sol toque tus ojos y lleves mis letras en el transcurso del día…

sales, estudias… y mientras, me quedo amándote a través del mundo; que llega la noche y quiero nuevamente ver.te, mirar.te, amar.te, vivir.te…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *