presencias

y tu presencia se va diluyendo entre mis rutinas y los quehaceres cotidianos; comienzo a extrañarte en mis desayunos solitarios, en mis letras…

te espero al final de la tarde y desde el comienzo del alba… que quiero besarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *