diario de campo

es cierto, no te lo puedo negar; me perdí ayer en a mitad de tu dorso, divagué durante horas sobre tres pecas en tu mejilla, le hablé a tu cuello sobre los huecos de tu oreja… es cierto no te lo puedo negar, no pude prestar atención a lo que me decías… porque andaba perdido en mitad de vos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *