lentitud

la mañana se opaca entre letras de carbón, el sueño de la noche se desvanece y todo parece entregarse nuevamente al día; te encuentro brevemente entre las teclas y monitores…

llega el mediodía y el ritmo cotidiano parece ahora ser raptado por una locomotora…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *