autodescripciones

dos pequeños paréntesis que como barreras de tinta me limitan hacia la otra página, a veces me escabullo; doblo la página y te encuentro de viajes sobre un llavero redondo que parece el mundo. me gustar quedarme en el espacio que hay en la punta del dedo que señala una estrella en el Tayrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *