el vuelo

Javier nunca se habría dado cuenta que una vez mas, estaba cerca de lo inevitable; de eoncontrarse consigo mismo diferente, cambiado, extraño y ajeno a lo que siempre fue, y es que desde marzo de ese año cuando vió un mensajito de facebook de su amigo en Barcelona, tomó sus maletas y se encaminá hacia la nada del camino, tal vez llevaba como dos caramelitos noel entre sus pantalones que apenas le alcanzaron para la llegada a Madrid.
Ahora que no tenía motivos paras el estar, para el encontrarse en ese instante y momento, habia decidido que era hora de tomar nuevamente el vuelo pero en dirección contraria…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *