Mientras llueve, tiendo a mirar afuera de mi ventana; tal vez llegues por una esquina o sea tanta la lluvía que tiendo a confundirte con otras personas, alisto mi paragüas y salgo a esperarte no muy lejos de mi puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *