pequeñas historias que cambian

hoy todo cambió,
la forma en la cual me miras, se convirtió en una jornada maratónica de obstáculos
las palabras que hoy dijiste, parecen seleccionadas con tenedor de carnicero
tus excusas siempre absurdas, hoy sencillamente fueron reales
dejaste ciertas palabras y con ellas se me diluyo el significado
si la distancia se mide por el numero de abrazos diarios
hoy la distancia era tan grande que me quise convertir en Charles Lindberg.

sé lo difícil que es decir adiós, soy experto en adioses…
nunca te pedí nada y no empezare a hacerlo… aunque pensandolo bien si lo haga.
yo que me quiero perder en una sonrisa, te pido a cambio una
que si vivo en el absurdo, me des una cátedra de absurdos cualesquiera
que me llames para avisarme que atardece
que me escribas una palabra sinsentido

asi, podré tomar un suspiro gigante,
recordarte
y sencillamente
volverme una sonrisa con tu recuerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *