esos días

tal vez sea hoy el primero de muchos días en los que al levantarme no te deje un escrito sobre la almohada, ni al lado de tu té matutino.

mi letras antes esparcidas sobre el desayuno tuyo, hoy ausentes te recuerdan
extrañamente el hoy no parece hoy, la mañana no tiene sabor a mañana
ahora te miro desde la lejanía de un recuerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *