La noche que sabe a fresa recién cortada, a espacio noctambulo a punto de descalabrarse por entre un par de párrafos, usted en la lejanía, y al tiempo en lo cerca de sus letras.. usted allá… y acá..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *