..

le confieso que aún no me acostumbro a sus silencios repentinos; debo hacerme con el silencio?
o seguir escribiendole letras y dejando espacio entre las palabras para que las llene con su presencia, con sus suspiros…
me gustaria que se apareciera en mitad de una autopista amarilla cantando sin cesar.
que me pusiera debajo de un paraguas de colores y mientras tanto lloviera hacia arriba.
supongo… mejor no supongo… mejor la encuentro… la beso… y me quedo en usted…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *