de fotos a blanco y negro

una vez me descubrí a mi mismo mientras miraba una de sus fotos.. estaba un poco petrificado, como si mi mirada estuviese casi ausente y al mismo tiempo lejos de ese lugar.

La miraba, miraba partes de su cuerpo y pensaba que quisiera convertirme por un momento en un pequeño explorador de su piel, recorrer inmensos caminos para poder llegar a su rodilla, entonces dejarme llevar por la suavidad de su textura y lanzarme hacia abajo hasta llegar a los dedos de sus pies. (=¡=)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *