En la noche

y en la noche se quede desnuda en una sabana de párrafos, de signos de admiración y entre los paréntesis de mis brazos, que me lea en otro idioma y me lo traduzca, que antes de dormir me cuento un sueño, uno de libélulas; que nos disolvamos… como puntos suspensivos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *