En memoria de Jairo Anibal Niño

Cuando usted se queda en silencio supongo que es porque viaja en un tren, que va toda velocidad hacia el mar y el silencio es producido porque usted toma su paraguas y se va volando por encima del tren. De sus bolsillos deja caer papelitos doblados con poemas y que al llegar a la tierra se transforman en elefantes, lápices, ratones, jirafas y rinocerontes.
Usted toca el suelo de las nubes y escribe en las mismas como los aviadores, lleva cartas a la luna preguntandole si es de queso…
Usted es esa estrellita que pone rumbo a los barcos cuando extravian los mapas en las cartucheras, a usted se le ve en mitad de la noche titilando como si tuviera frío, y termina por arroparse con las nubes.
Cuando la noche esta en silencio… escucho como sonríe usted a lo lejos y en mi alma una sonrisa le responde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *