suposiciones, esas cosas que no llevan a ningún lado

supongo que usted se despierta y sonríe con un sol un poco mas ecuatorial, supongo que se dirige hacia la cocina o el lobby en busca de un café un poco oscuro. Supongo que siente cómo la mañana se desvanece entre sus dedos y tiende a hacersele tarde para los quehaceres cotidianos. Supongo que cuelga una foto, que toma otras tantas, que escribe en su pequeño diario y lo colorea de dibujos imaginarios…

supongo que usted me extraña…
aunque pensándolo mejor, supongo que me olvida, que mientras lee esto tiene una pequeña sonrisa que ignora de dónde viene.
Soy esa sonrisa, así usted me olvide o yo la olvide… somos ese fragmento de significado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *