un día cualquiera

en un día cualquiera, en una calle cualquiera, en un café cualquiera, tomando cualquier cosa, mirando a cualesquiera; quiero que usted me reconozca por mis letras, que deje su bolso de colores a un lado de la mesa, que se invente un nombre y me lo diga al oído, que pida un jugo de mora, que se quede mirándome mientras yo también la mira, que me escriba en mi mano…

que yo le escribiré en la suya..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *