usted, sus espacios…

usted que me pone la cabeza a 120 por hora con sus palabras, con sus imagenes que huelen a puestas de sol que aun no pasan, quiero ser por un momento su gato, meterme entre usted y el teclado, hacerme sentir con la cola sobre su brazo…
o de pronto volverme su teclado y sentir como le llega la noche, a qué saben sus dedos que oprimieron miles de veces el botoncito de la camara, dejarme hacer consquillas a partir de puntas y comas…
pero un buen día quisiera ser esa parte que usted sencillamente extraña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *