lo aterrador que puede ser una vida sin un beso

Me levantaría como si nada, como si la sabanas no se arrugaran por un otro, no haría té para dos, ni prepararía las galletas de chocolate que tanto te gustan al desayuno, no jugaría detrás tuyo, ni te escribiría en la espalda mientras te cepillas los dientes.
No me estremecería con tu voz cuando cantas a medio día, no miraría cómo mis llaves le hacen amor a tus llaves en la vasija de la repisa. No haría mala cara por el hecho de moverte hacia la mitad de la cama.

Pero si ese beso no se da, sencillamente; me levantaría una y otra vez, repetiria tales acciones sin vos, haría mi desayuno, me cepillaría los dientes, me fijaría mas en el paisaje de la ventana, hablaría con el chico del bus a mi lado y no me perdería en los recuerdos matutinos de tu piel.

Sin embargo, ahora que lo pienso… lo aterrador es que ese beso, aún no se ha dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *