invitación

tal vez me digas que no, tal vez te quedes en silencio y luego sonrías, tal ves algún día aceptes la invitación…
te invito a caer, a saltar, a dejarte ir, a tener incertidumbre, a estar sobre pisos resbalosos, a rasparte las rodillas como en el recreo, a perseguir el conejo por entre la madriguera, a soltarte…
lo único que puedo asegurarte es en ocasiones tendrás una sonrisa sin darte cuenta, a veces lloraras por tropezarte con las escaleras, a veces te dará malgenio, sentirás ira, expectación, asombro…

yo por mi parte, te miraré, sonreiré y escribiré…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *