Hoy me cambiaste de nombre y me llamaste como generalmente lo hacen las personas que solo han visto mi documento de identificación, hoy me llamaste por ese nombre que aparece solo en los papeles, tarjetas y recibos de pago; hoy me llamaste como lo hace la chica del check-in en el aeropuerto… a lo cual mis labios bailaron sonriendo, pero mis ojos no encontraron tus ojos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *