caras

parecería que hubieses ingerido medio limón, tus labios suben y tu rostro se contrae. Casi tan cercano a eso son las escenas de las películas que no te gustan, yo me distraigo de la pantalla solo para observarte brevemente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *