Confesiones (este debe ser como la 5)

y bueno, agradezco a todos y todas los que este año me han seguido de una u otra manera, sin importar que estén por unos segundos o por varios minutos al frente de estas letras. Como siempre he dicho, este espacio esta dedicado a la expresión misma y me valgo de mi propia historia, de las pelis que veo, de la gente que me cuenta historias para escribir una y otra vez.
Aquí encontraran las mezclas de decenas de personas, a veces comienzo a escribir pensando en alguien y pf luego viene otro recuerdo y otro y otro y luego un salto de imaginación por pensar en un improbable. Son pocos los post dedicados a una o varias personas, quiero mover las emociones como cuando uno se monta en un autobús viejo y al pasar por lo huecos se siente un salto, un suspiro, te tomas fuerte de la baranda e intentas no salirte de la silla.
Como decía hace poco con un amigo que también escribe, no me crean y a la vez háganlo, no infieran mi personalidad de mis escritos, mis gustos o en el peor de los casos quien soy (aunque a veces digo quien soy)…
Escribo para emocionarme, y de paso para emocionarlos, tener nuevos significados de la cotidianidad…
Salto una y otra vez como Alicia, por un beso, por un aroma dejado por una desconocida en el tranvía, por unas letras sobre la pantalla y a veces por sencillamente nada.
Como toda historia comenzó con un primer paso, agradezco a una chica que hace mucho mucho tiempo me enseñó que en el mundo hay mundos y que una buena noticia merece ser siempre saltada en la cama, trip, trip trip.

Que tengan una nueva y bella vuelta al sol, que tengan sonrisas, lágrimas, silencios, palabras, que se mantengan respirando por los próximos 31 556 925.1 segundos y esperen otra vuelta al sol.
Desde la tercera roca del sistema, Pablo (!)… un chico de si y no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *