Escafandras

Desde mi escafandra veo como vuelan tus besos hacia el abismo y desde mi pequeño submarino de cartas me dirijo hacia vos como un explorador de esos que vivían a principios de siglo XX; que extraño tenerte con un muro invisible de distancia, con tanto silencio en la profundidad.
La penumbra entonces se esconde cuando partes a la mitad mis palabras con tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *